Acabados generales de las telas: Limpieza

Se define como acabado al proceso realizado sobre el tejido para modificar su apariencia, tacto o comportamiento. Algunos acabados, como el coloreado o el gofrado, son fáciles de reconocer, porque son visibles; otros, como el planchado durable, no son visibles pero tienen un efecto importante sobre el comportamiento de la tela. La tela llamada estameña es aquella que, sin importar su coloreado, se ha tejido en un telar y no ha recibido ningún acabado.

Ciertas cuestiones  son necesarias a tener en cuenta respecto a los acabados de las telas:

Todo acabado eleva el coste de la tela.
Un acabado permanente dura toda la vida de la prenda.
Un acabado durable dura parte de la vida de la prenda.
Un acabado temporal permanece en la prenda hasta que ésta se lava en agua o en seco.
Un acabado renovable puede aplicarse de forma doméstica sin ningún equipo costoso.

Limpieza

Es un acabado elemental pero que industrialmente tiene una gran importancia. Las fibras naturales crudas tienen engomados que hacen que la tela se haga más rígida y que interfieren en la absorción de líquidos. La tela se debe desgomar antes de aplicar cualquier acabado. Así mismo durante el tisaje se ensucian y deben limpiarse.

Existen tres tipos específicos de limpieza:

El desgomado de la seda
El descrudado del algodón
El lavado de la lana

Y existen otros catorce acabados de las telas, pero los veremos en siguientes emisiones de teorìa sobre el diseño de modas, saludos a todos los lectores, que pasen un bonito día. 😉

 

0