8 tipos de hilos que toda costurera debe conocer

El hilo ha sido empleado desde antiguo para unir distintas piezas de tela para que sean utilizadas posteriormente como tejidos en la vestimenta o en el hogar.

Hasta hace poco tiempo, los únicos hilos que se conocían eran los que procedían de plantas como el algodón o el lino o de fibras animales de animales como las ovejas. Hoy en día se sigue utilizando los hilos de procedencia natural en telas o tejidos de algodón puro, lino o fibras no mezcladas con poliéster. En principio, este tipo de hilos naturales para coser o tejer son bastante fuertes y resistentes, aunque no tanto como los hilos de procedencia sintética.

En función a su materia prima, los hilos se pueden clasificar en tres grandes grupos:  hilos de procedencia vegetal, procedencia animal o sintéticos.

Hilos sintéticos.

El hilo sintético se produce a base de derivados del petróleo (plásticos). Al tratarse de un producto cuya producción está perfectamente controlada puede alcanzar grandes resistencias en función a su composición. Existen los hilos sintéticos que mezclan fibras naturales como el algodón y fibras sintéticas, consiguiendo una textura parecida al producto natural y una resistencia muy elevada gracias a la introducción de materias plásticas. El poliéster se puede emplear con todos los textiles, pero resulta muy interesante, gracias a su elasticidad, para fibras artificiales: forros polares, camisetas deportivas técnicas, prendas de poliéster, etc

  • Hilo hilado: se trata de un hilo formado con fibras de longitud regular o irregular, corrientemente unidas por torsión o por algún pegamento textil.
  • Hilo monofilamento: se trata de un hilo formado por un solo filamento, torcido o no y que tiene suficiente resistencia como para ser tejido o trenzado.
  • Hilo multifilamento: se trata de un hilo formado por varios filamentos, con o sin torsión, por ejemplo los hilos del núcleo sintético y revestimiento de algodón.
  • Hilo metálico: se trata de un filamento de metal, que suele estar recubierto por un material plástico flexible e impermeable.

Hilos vegetales.

  • El hilo de algodón, se trata de un hilo suave y de torsión muy floja, utilizado en costura en general y sobre todo en prendas de algodón 100%. Tiene una textura esponjosa y dependiendo del número de hebras será más o menos suave. Se trata de un hilo con la resistencia limitada y que no se puede utilizar en máquinas de coser.
  • El hilo de algodón mercerizado, este tipo de hilo es mejor para algodones, linos y lanas ligeras, y también se puede utilizar con máquinas de coser. Te trata de un hilo más resistente que el hilo de algodón sencillo y se comercializa en diversos grosores.

Hilos animales.

  • El hilo de Seda. El hilo de seda se utiliza para coser seda pura y otros textiles transparentes. La gama de colores de los hilos de seda es muy limitada y su uso se limita a la confección de prendas muy finas bordadas generalmente a mano.

Distintos tipos de hilos para coser o tejer en base a su grosor. No todos los hilos tienen el mismo grosor, y dependiendo del tipo de tejido a coser o tejer tendremos que emplear unos grosores u otros. Los hilos de procedencia animal o vegetal tienen ciertas limitaciones en  su grosor, sin embargo los hilos sintéticos se puede fabricar en distintos grosores y resistencias.

  • 40/3 Muy grueso: el número 40 indicar el estiraje del hilo, cuanto mayor sea este valor, mas fino o delgado será el hilo. El segundo número nos indica la cantidad de cabos que lo conforman. Este hilo está especialmente indicado para tejer o coser tejidos que necesiten gran resistencia.
  • 70/2 y 60/2 Grueso mediano. Este hilo está especialmente indicado para coser driles, dracón o telas similares.
  • 100/2 Delgado. Este hilo se usa en la ropas y tejidos para niños.
  • 120/2 Muy delgado. Hilo utilizado para telas livianas, encajes, etc.

Fuente: http://cotidae.com

¿Te gustó este artículo? ¿Qué otros tipos de hilos conoces?

0