Gamas de color

Una gama es una selección limitada de colores que usa un diseñador en una colección para asegurarse de que todos los elementos de color se combinan de manera controlada. Limitarte a un juego controlado de colores es una parte importante del proceso creativo: una prenda o un conjunto puede reinventarse totalmente tan sólo cambiando los colores.

Cuantos más colores incluyas en una gama, más difícil resultará utilizarla. Una gama limitada garantiza la continuidad natural de los diseños. Como regla general, los diseños de principiantes deberían evitar usar gamas de más de ocho colores. Al coger experiencia, el número de colores que utilices se convertirá en una elección personal de acuerdo con tu estilo de diseño.

Visualizar diseños.
Si es posible, utiliza muestras de color de telas reales que estés pensando usar en los diseños. Esto te permitirá tener una idea más precisa de cómo quedan combinados los colores.

 

El proceso

Es vital que te identifiques con la gama al empezar a trazar los esbozos de las ideas. Empieza dibujando borradores con contornos en blanco y negro, fotocópialos y colorea cada juego en un modo distinto.

Las combnaciones de color muy exageradas producen resultados muy estimulantes así que atrévete. Trata de usar colores en proporciones distintas. Las combinaciones que funcionan bien en una gama pueden estropearse por un uso poco meditado de la proporción. Por ejemplo, un vestido de noche de terciopelo negro con una abertura lateral quedará fantástico con un forro rojo que se vislumbre ligeramente. Sin embargo, el mismo vestido con rayas rojas y negras no resultaría nada sofisticado.

Nunca olvides la investigación y trata de evocar un uso similar del color en tus diseños.

Coherencia.

Elige finalmente los diseños que creen el efecto más fuerte. Asegúrate que combinan bien como creación y guardan todavía relación con la paleta original.

Finalmente puedes aplicar esta teoría del color a las combinaciones de tu vestir diario, mucha suerte.

0